02.DIC Viernes, 2016
Lima
Última actualización 11:35 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Cuestiona a Heredia

Compartir:

“Cambié el polvo de una mina por la masa de un rico alfajor”

Sergio Mateo dejó su trabajo en una minera para dedicarse a la venta de su postre favorito: Alfajores Querubines.

34 cajas de 20 alfajores fue la primera venta de Sergio. (David Vexelman)
34 cajas de 20 alfajores fue la primera venta de Sergio. (David Vexelman)

FABIANA SÁNCHEZ
fsanchez@peru21.com

Su facilidad para conversar y su pasión por los alfajores llevaron a Sergio Mateo Cafferata a iniciar hace seis años su negocio Alfajores Querubines.

Pero, a no ser de su gusto por el dulce, el emprendedor no tenía ninguna relación con este postre y trabajaba en una minera en Cajamarca.

“Mi esposa Gabriela Iraola sí sabía preparar este producto y siempre los hacía para mí porque soy un fanático”, comenta.

Cuando Gabriela estaba embarazada, Sergio se quedó en la mina con la finalidad de acumular días y estar tres meses seguidos con su familia y no solo seis días como generalmente estaba cada mes.

No obstante, al acercarse la fecha de nacimiento de su bebé, en la empresa le prohibieron viajar a Lima por lo que renunció.

“Le dije a Gabriela que nos dedicaríamos a vender mi postre favorito. Yo quería cambiar el polvo de la mina, por la masa de un rico alfajor”, indica.

Sergio empezó a comercializar el producto en las calles. Él y su esposa usaban una botella en lugar de un rodillo para la preparación y vivían en un cuarto donde no había una cocina.

“*Lo único que tenía era un sueño y una gran motivación que era mi familia*”, refiere.

EL DESARROLLO
Con el pasar del tiempo, logró abrir dos módulos de venta en un mercado en Magdalena donde las ventas empezaron a crecer.

“Luego me sacaron porque entraron dos comerciantes que también vendían alfajores y que tenían algunos contactos en el municipio”, asegura.

Este inconveniente no fue impedimento para dejar todo el negocio.

Su perseverancia lo llevó a participar en Mistura y en la última edición de esta feria gastronómica, su producto fue considerado como el mejor de su rubro.

Actualmente, el emprendedor vende y ofrece degustaciones en el Óvalo Higuereta y Las Begonias. Asimismo, se ha convertido en proveedor de algunas empresas quienes compran los alfajores para sus eventos.

“En diciembre abriré mi local llamado Cafferata en la avenida La Marina”, revela Sergio.

DATOS

- Ventas
La empresa cuenta con un equipo de ‘Querubinas’ que ayuda en las ventas en las calles.

- Contacto
Para contactarse con la empresa llame al 263-3868 y búsquelos en Facebook: Alfajores Querubines.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.