27.ABR Jueves, 2017
Lima
Última actualización 07:52 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

¡Madre mía!

Compartir:

Maria Cecilia Villegas: No negociable [Opinión]

“El respeto por la ley, los contratos y la protección de los derechos de propiedad dan seguridad jurídica y permiten que más inversionistas vean al Perú como una opción”.

¿Por qué el Perú no logra llegar al desarrollo? Una de las razones es la debilidad del Estado de Derecho. Esto es, las normas que nos rigen y las instituciones que obligan a los ciudadanos a cumplirlas. La principal razón de ser del Estado de Derecho es la predictibilidad. Que la gente sepa cuál es la consecuencia de sus actos sin que dicha consecuencia sea “negociable”.

El respeto por la ley, los contratos y la protección de los derechos de propiedad dan seguridad jurídica y permiten que más inversionistas vean al Perú como una opción. Por el contrario, la corrupción y los privilegios violentan el Estado de Derecho. Pero no son los únicos. Cuando la defensa de los contratos y los derechos de propiedad recae en funcionarios públicos mediocres, sin suficiente conocimiento y asustadizos, incapaces de imponer la ley, se afecta el Estado de Derecho. ¿Usted cree que sus derechos serán protegidos por un juez? ¿Podrá el Legislativo arrebatarnos libertades? ¿Puede el Tribunal Registral resolver correctamente sobre derechos de propiedad? ¿Y el ANA sobre derechos de agua? ¿Cuánto es corrupción, cuánto debilidad institucional y cuánto mediocridad?

Cuando un inversionista ve que sus derechos de propiedad no son protegidos por las instituciones, y que los jueces no son capaces de exigir que se cumplan los contratos, no invertirá más. Ello afecta el crecimiento económico. El Perú está en el puesto 43 del Índice de Libertad Económica (Heritage). Las mayores debilidades: corrupción, falta de protección a los derechos de propiedad e incapacidad del Poder Judicial. Chile está en el 10. Las diferencias en el desarrollo de los países no son raciales ni culturales, son institucionales. Si queremos llegar a la OCDE, necesitamos construir instituciones donde no importe su nombre ni el mío. Donde todos tengamos acceso en igualdad de condiciones. Y necesitamos funcionarios públicos preparados.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

Tags:

Opina.21