Jueves 23 de octubre del 2014

Última actualización: 08:37 am

TIEMPO EN LIMA:

17°

COMPRA: $2.9070

VENTA: $2.9090

Además:

Miércoles 20 de febrero del 2013 | 08:45

Una denuncia señala que Florencio Portocarrero, titular de la federación de dicho deporte, tendría relación con una red de pornografía a través de Internet.

(ATV)
(ATV)

Florencio Portocarrero, titular de la Federación de Fisicoculturismo, tendría relación con una red de pornografía a través de internet, según denunció el atleta Rafael Paredes.

“En el Míster Perú 2012 se presentó la web pornográfica (Muscle Gay), eso fue una falta de respeto para el público. Allí estaban los proxenetas, el dueño de esa web, Ulrich Oehmen, y Ramón Puig, su mano derecha”, indicó a ATV Noticias.

En el informe también se señaló que fotos de los campeones nacionales Hansel Correa, César Quispe y Ángel Véliz han aparecido en esa web y que por ello habrían cobrado US$2.500. Otro fisicoculturista, que prefirió mantenerse en el anonimato, dijo que el nexo con esa página es Portocarrero.

PORTOCARRERO RESPONDE
Consultado sobre el hecho, el titular de la Federación Peruana de Fisicoculturismo aceptó que varios integrantes de la selección peruana de dicha disciplina aparecieron desnudos en el mencionado portal a cambio de dinero y negó rotundamente su supuesta participación.

“Esto lo califico como un hecho aislado que no conocía y del cual he tomado conocimiento; y al tomar conocimiento tomo jurisdicción y al tomar jurisdicción, sanciono porque me compete”, dijo a ATV Noticias.

  • Peru21.pe no se responsabiliza por los comentarios publicados, que son autoría de los usuarios que los firman.
  • Los usuarios asumirán toda responsabilidad frente a terceros por cualquier daño o perjuicio que el contenido de sus comentarios pueda causar, incluyendo responsabilidades de tipo civil, administrativo y/o penal, o infracciones a derechos de autor o de marca, o cualquiera sea su naturaleza.
  • Peru21.pe se reserva el derecho a eliminar los comentarios que se consideren fuera de lugar y/o que puedan atentar contra las políticas internas de la empresa, sin necesidad de comunicación previa al usuario.