24.JUN Sábado, 2017
Lima
Última actualización 10:47 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

30 horas de terror

Compartir:

Noticias

2017-06-14

En la víspera, este diario publicó los resultados de las indagaciones a las compras militares realizadas durante el gobierno del ex presidente Ollanta Humala. Para conocer detalles, conversamos con la presidenta de la Comisión de Defensa, la parlamentaria Luciana León. Esta es su versión de los hechos.

Hay situaciones políticas que se caen por obvias. La censura del ministro Saavedra, por ejemplo. Más allá de las simpatías o antipatías, era vox populi el resultado de la votación a favor de la censura. El gobierno sabía que lo censurarían y, sin embargo, optaron por esperar el desenlace. ¿Por qué? ¿Qué ganaban con eso? Para Saavedra, la censura era una suerte de amuleto para el futuro, sería recordado como una suerte de “símbolo” de lo que es capaz de hacer el fujimorismo cuando tiene poder. Punto para los antifujimoristas.

Después de ver la catastrófica actuación de la izquierda en el Congreso desde julio pasado… ¿se imaginan el despelote que sería el país si ganaba el Frente Amplio? Han demostrado ser –una vez más– una caótica manga de demagogos obstruccionistas, llenos de odios internos.

El lunes escribí sobre la falta de representatividad de nuestros representantes y de cómo esto es tan peligroso en un país cuya población –a punta de inseguridad e incertidumbre– se vuelve más y más autoritaria. Es decir, un país en el que las personas están más y más dispuestas a sacrificar libertades y derechos, particularmente si son de otros, a cambio de la ilusión de seguridad y estabilidad.

Incluir una vaca en un producto que solo tiene 60% de leche fresca me parece publicidad engañosa. Incluir la palabra ‘leche’ para describir una mezcla láctea no. Pero solo un estudio del público objetivo puede –a ciencia cierta– determinarlo, como alguna vez se presentó en el Indecopi. Lo que no debe ocurrir es que esta coyuntura, vinculada con el etiquetado de productos alimenticios, sea aprovechada para ‘empujar’ temas que nada tienen que ver con Pura Vida.

Vivimos en bronca permanente. El diálogo, necesario para la democracia, termina siendo un recuerdo tan vago como poco relevante para quienes, mal que bien, están a cargo de la marcha de nuestro país. Hay broncas estridentes, otras sordas, las de baja intensidad siempre sostenidas e irremediables. De todo como en botica. La más vistosa fue la irreconciliable ruptura de la izquierda. Los grupos de Marco Arana y Verónika Mendoza se aborrecen intensamente. Llegaron juntos al Congreso gracias a la organización de Arana. Los ‘mendocistas’ fueron tentados por el deseo del partido propio y terminaron masacrándose.