23.JUN Viernes, 2017
Lima
Última actualización 10:32 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Toma la posta

Compartir:

Noticias

2017-06-09

Luego de un prolongado silencio, la presidenta del Consejo de Defensa Jurídica del Estado, Julia Príncipe, conversó con este diario para hacer un balance de su gestión y dejar sentada la postura que tomarán los procuradores en el caso Odebrecht y los lineamientos a seguir en la lucha contra la corrupción.

La sensación de impunidad y de injusticia está a tope en el Perú. Ni para los entendidos –aquellos que se encuentran permanentemente informados, que conocen la estructura organizacional del Estado, cuáles son los mandatos y límites, y cómo funciona cada organismo– queda claro quién es el responsable, al final, de esta cuchipanda inacabable a costa de los contribuyentes. Muchos de ellos, con razón, ponen el grito en el cielo, a sabiendas de que resolver el problema no es cuestión de un organismo o una persona, menos aún de una decisión. El problema es complejo, requiere de muchos acuerdos, y no se resolverá de la noche a la mañana.

Es decir, Kuntur Wasi (KW) tiene un contrato (pésimo y lesivo) pero que obliga al Estado. Y si este no cumple, KW lo puede demandar y sacarle un montón de plata. Eso era lo que nos decían todos los funcionarios y autoridades del gobierno, desde el presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, hasta Fiorella Molinelli (viceministra otra vez, ¡qué suerte!): que la adenda era lo mejor que nos podía pasar para que no nos salga carísimo.

¡El Perú es tan cheverengue! ¡Qué tal tormenta en una lata (¿de leche?)! Veamos perdedores y ganadores:

En días recientes se han visto serias anomalías que perjudican al ciudadano como consumidor, productor y, finalmente, como persona. Desde Panamá llegó la noticia de que Gloria se verá obligada a cambiar el etiquetado de Pura Vida, porque la vaca allí impresa genera confusión sobre su contenido. Hecha la denuncia, recién los organismos reguladores en el Perú levantaron su voz. A los pocos días, la directora de Certificaciones y Autorizaciones de Digesa reconoció que esta entidad modificó equivocadamente, en 2015, la denominación del contenido del referido producto de “lácteo” a “leche” (¡!).

Cuando se habla de “cambio climático” se percibe un problema en el cual la responsabilidad debe recaer sobre los países desarrollados. La “pateada de tablero” de Trump evidencia que el problema continuará por una sencilla razón: los costos son asumidos de inmediato, mientras que los beneficios se darán a muy largo plazo y probablemente no seamos nosotros quienes los veamos.