25.JUL Martes, 2017
Lima
Última actualización 11:47 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Cruzan los dedos

Compartir:

La diabetes está aumentando en la población de entre 30 y 50 años

Solo hasta setiembre de este año, el Ministerio de Salud contabilizó 113,962 nuevos casos de la enfermedad.

Médicos recomiendan a diabéticos ser disciplinados para prevenir complicaciones. (USI)
Médicos recomiendan a diabéticos ser disciplinados para prevenir complicaciones. (USI)

La diabetes ha dejado de ser una enfermedad que se presenta con mayor frecuencia entre los adultos mayores. En el Perú, mucha población joven, de entre 30, 40 o 50 años, ya ha sido diagnosticada con el mal.

Solo hasta setiembre de este año, el Ministerio de Salud contabilizó 113,962 nuevos casos, de los cuales el 49.9% correspondía a personas de entre 30 a 59 años. El 45.58% es población mayor de 60 años, que es el grupo donde usualmente se reportaban más casos.

Pero eso no es todo. Los adolescentes también presentan la enfermedad. La Asociación de Diabetes del Perú (Adiper) alertó que, en la última década, los casos de adolescentes afectados por la diabetes tipo 2 aumentaron en el país en más de un 50%, principalmente, en las grandes ciudades de la costa, como Lima, Piura y Chiclayo.

Segundo Seclén, ex presidente de la Sociedad Peruana de Endocrinología, precisó que Perudiab, el primer estudio nacional de la prevalencia de diabetes –realizado por el grupo farmacéutico Sanofi–, reveló que cerca de un millón de personas mayores de 25 años tiene diabetes en el Perú. Esto quiere decir que siete de cada 100 peruanos han sido diagnosticados con la enfermedad.

Pero, además, la investigación demostró que otros dos millones de personas padecen los síntomas de una prediabetes y, sin embargo, no lo saben.

Seclén, autor principal de la investigación, sostuvo que, aunque los casos de diabetes han aumentado en la población joven, aún se puede prevenir porque en el Perú los casos de diabetes todavía no representan una epidemia. “La prevalencia sigue siendo más alta en la población mayor de 50 años, donde uno de cada cinco tiene el mal”, manifestó.



MALA ALIMENTACIÓN
El médico explicó que la causa principal del aumento de casos de diabetes es la mala alimentación. “Un estudio del Centro Nacional de Alimentación y Nutrición del Instituto Nacional de Salud demostró que el 90% de la población utiliza frituras en la preparación de los alimentos y un 60% consume comida rápida con alto contenido de azúcar y grasa”, señaló.

César Arbañil Huamán, jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Dos de mayo, dijo que, precisamente por esa condición, la diabetes se concentra en las ciudades más desarrolladas, como Lima, que tiene un 8% de prevalencia en mayores de 20 años.

Aunque en las ciudades de la sierra la prevalencia de diabetes siempre fue baja, la situación está cambiando. Ahora hay ciudades que ya evidencian un crecimiento importante de casos, como Huaraz, que hace 15 años tenía una prevalencia del 1.5% y ahora ha pasado al 4.4%, es decir, tres veces más.

“En estas ciudades, y en general en todo el Perú, los hábitos alimenticios han cambiado. La gente se olvida de comer tradicionalmente y se deja invadir por la comida rápida”, manifestó.

“Aunque es cierto que todo se inicia con la carga genética de cada individuo, también hay mucho sedentarismo, pues antes la gente caminaba y los niños corrían, pero ahora la gente se moviliza en su auto y los menores pasan la mayor parte del tiempo sentados, viendo televisión o usando juegos virtuales”, agregó.

GRAVES COMPLICACIONES
Arbañil explicó que la diabetes puede generar complicaciones graves. Un 70% de las personas que sufren amputaciones de pies o piernas y un 50% de pacientes que reciben diálisis en el Hospital Dos de Mayo son pacientes diabéticos que no recibieron tratamiento a tiempo o lo descuidaron.

“La enfermedad, en un estado avanzado, también ocasiona infarto agudo al miocardio, ceguera e insuficiencia renal”, detalló Marianela López Vilela, coordinadora de la Estrategia Nacional de Enfermedades No Transmisibles del Minsa.

La especialista enfatizó que, para evitar dichas complicaciones, el ministerio capacita al personal de salud a fin de que se detecten los casos en una fase más temprana.

“La única forma de prevenir el mal es llevar una vida sana. Los diabéticos y la gente que está en riesgo de padecer la enfermedad deben controlar su peso y hacer ejercicios al menos 30 minutos al día. Si el paciente es ordenado, no tendrá problemas, pero, si no lo es, puede tener complicaciones muy graves”, enfatizó.



Por Mariella Sausa (msausa@peru21.com)


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.