23.MAY Martes, 2017
Lima
Última actualización 07:17 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Se estrelló

Compartir:

“Tengo una persona muy cercana y muy querida que está casada con alguien del mismo sexo”

Benito Portocarrero, vocero de Reniec, aclara que la institución respetará la norma de la procuradoría que obliga a apelar el fallo en primera instancia del Poder Judicial que reconoce el matrimonio homosexual.

“Tengo una persona muy cercana y muy querida que está casada con alguien del mismo sexo”. (Perú21)
“Tengo una persona muy cercana y muy querida que está casada con alguien del mismo sexo”. (Perú21)
Esteban Acuña

Esteban Acuña

@estebanbigotes

Benito Portocarrero —el rostro más visible del Reniec desde que el Poder Judicial emitió la histórica sentencia que ordenó reconocer el matrimonio entre Óscar Ugarteche y Fidel Aroche en el Perú— insiste en señalar que la institución que él representa no es homofóbica, sino que se ciñe a las normas legales.

Si bien la institución aún no ha apelado el fallo judicial, dado que, según él, no han sido notificados por el 7° Juzgado Constitucional, la decisión ya está tomada.

Piensan apelar de todos modos
—Pensamos apelar. Ahora, la que apelaría es la procuraduría del Reniec, que no depende de la Jefatura Nacional del Reniec, sino del Consejo de Defensa Jurídica del Estado. Cuando algún caso pierde, ellos, por default, apelan. Como hemos conocido por los medios de que existe esta resolución hemos adelantado de que en caso de que la recibamos vamos a apelar, pero hasta ahora, como digo, no hemos recibido la resolución oficial.

¿Y ustedes tienen idea de cuándo recibirán la notificación?
—La verdad es que por lo que hemos visto en la página web del Poder Judicial esta resolución ha sido firmada el 21 de diciembre del año pasado (2016). Recordemos de que había huelga en el Poder Judicial, entonces me imagino que algunos trámites se han demorado.

¿El Reniec está obligado a presentar apelación?
—Efectivamente, si no el Procurador del Reniec podría ser sometido a un proceso por el Consejo de Defensa Jurídica del Estado.

¿Y qué obliga al Reniec a presentar la apelación?
—Una norma que enmarca los procesos de los procuradores del Estado peruano.

Le vuelvo a preguntar, ¿qué obliga al Reniec a presentar la apelación?
—Una norma de la procuraduría.

¿Y qué dice esta norma?
—Eso, que cuando recibe un fallo en contra debe apelar a la instancia superior. Así de sencillo. No es tan complicado entenderlo. Y si la instancia superior ratifica lo que ha dicho la instancia inferior hay que cumplir con lo que haya dicho. Nosotros vamos a cumplir todo lo que las normas digan.

El peruano Óscar Ugarteche y Fidel Aroche [Foto: El Comercio]

Una posición personal y la voz del funcionario

¿Cuál es su opinión respecto a la sentencia del Poder Judicial?
—No puedo dar una opinión personal sobre la sentencia porque soy un funcionario público. Lo que yo he dado es una opinión personal por el tema del matrimonio igualitario, he dicho que sí, que yo y algunos funcionarios del Reniec estamos de acuerdo como también hay funcionarios que no están de acuerdo. Pero esto no tiene nada que ver, nosotros, aparte de nuestras profesiones particulares y propias de cada ciudadano, nosotros nos guiamos por las normas

¿Usted cree en el derecho universal a la igualdad entre las personas?
(Silencio. Risas) Sí, claro, por su puesto.

¿Y no cree, en ese sentido, que la eventual apelación del Reniec vulnera ese derecho universal a la igualdad?
—Para los temas jurídicos prefiero que la procuraduría se manifieste.

¿Y usted está a favor de la unión civil entre personas del mismo sexo?
—Yo, particularmente, no como funcionario público, estoy a favor de la unión entre personas del mismo sexo. Y también particularmente, y públicamente, he reconocido la labor del doctor Óscar Ugarteche desde hace 35 años defendiendo los derechos de los homosexuales. Particularmente, por favor, que quede claro. No comprometa mi opinión como funcionario público.

¿Qué le parece la posición de aquellas personas que están en contra de que se avance en esta materia en el Perú?
—Bueno, vivimos en un país libre. Todo el mundo tiene derecho a opinar y todos debemos ser tolerantes con las opiniones que no coincidan con las nuestras.

¿Aun así cuando se pase a llevar el derecho de la igualdad entre las personas?
—Todos tenemos derecho a opinar. Alguien decía “siempre voy a estar a favor de tu libertad para opinar así no estés de acuerdo conmigo”.

¿Cuál es su opinión sobre la llamada ideología de género?
—Sobre ese tema no tengo opinión.

¿No tiene opinión?
—No tengo opinión. No valdría la pena mi opinión personal sobre este tema.

Interpretación de la ley


¿Por qué el Poder Judicial puede fundamentar su sentencia en tratados internacionales y experiencias comparadas, y el Reniec no puede hacerlo?
—A ver, el Congreso dicta leyes, el Poder Judicial las aplica y nosotros las cumplimos. Sobre la interpretación de la ley hay puntos y puntos. Sobre este caso no se coincide con… efectivamente hay normativas internacionales pero ninguna de estas obliga al Estado peruano a inscribir matrimonios bajo las condiciones de otro estado como es el caso mexicano.

¿Pero tampoco las prohíbe? ¿O sí?
—Bueno, pero los funcionarios solo podemos hacer lo que la ley nos dice. Y nuestro código civil dice explícitamente que el matrimonio es una relación aceptada entre un hombre y una mujer.

¿Y no cree que es contraproducente o demasiado fundamentalista insistir en usar un código civil de la década de 1980, y que usted mismo en una entrevista reconoció que ya no tiene correspondencia con los tiempos de hoy?
—Más allá de mi opinión, todas las instituciones del Estado peruano están obligados a cumplir las normas vigentes. Mientras esté vigente hay que cumplirla.

¿Pero usted reconoce que el Código Civil en este tema ya no se corresponde con la realidad de hoy?
—Mmm… lo que yo sé es que como funcionario público y en el Reniec tenemos que cumplir lo que dicen las normas vigentes.

¿Ya?… Por tanto, ¿no me puede responder a esta pregunta?
—Le estoy respondiendo claramente. Nosotros vamos a respetar lo que está vigente.

Entonces están firmes en sostener la apelación…
—Como le digo, esta es una decisión de la procuraduría y ellos también tienen que cumplir sus normas. Y si esta indica que deben apelar estoy seguro que van a cumplir con la norma y apelarán. Ahora, si luego de la apelación la instancia superior ratifica la decisión del séptimo juzgado de la sala constitucional de que inscribamos el matrimonio del doctor Ugarteche lo vamos a inscribir.

¿Usted no se siente responsable de llevar a la comunidad LGTB a una batalla jurídica más larga aún?
—(Risas) Yo no soy el procurador de Reniec.

¿Usted no tiene ninguna capacidad de interferir en la decisión?
—Pero ninguna, ninguna, ni yo ni el Papa. Ellos se guían por sus normas.

Posición personal


Su posición personal a favor de la unión civil tiene relación con su caso familiar: Usted tiene un hijo que se ha casado con una persona de su mismo sexo.
—Así es. Eso yo lo he dicho públicamente. Tengo una persona muy cercana y muy querida que está casada con una persona del mismo sexo en el extranjero.

Esa persona es su hijo.
—Claro, no he dicho mi hijo para no personalizarlo tanto. Pero lo he dicho claramente en varios medios.

Digamos que usted está a favor de la unión civil, pero por ceñirse a las normas tiene que respetar la decisión del Reniec.
—No es Benito Portocarrero, es el Reniec. Es una institución. Yo soy funcionario de una institución. Así de sencillo.

Entiendo…
-(Risas) Espero que me entienda.

A veces las normas legales resultan ser un tanto fundamentalistas.
—Pero eso está más allá de lo que nosotros podamos hacer. Nosotros tenemos que cumplir.

¿No le parece una posición demasiado cómoda esa?
—(Risas) ¿Y cuál sería la otra, la incómoda?

Bueno, levantar la voz.
—Vuelvo a decir, yo, Benito Portocarrero no es quien toma las decisiones. Es la institución. Yo soy un funcionario. Por eso es que me sorprende de que en las redes acusen al Reniec de ser una institución homofóbica, cuando no tiene nada que ver, solo se ciñe a las normas. Es así de sencillo. Ahora, si estoy de acuerdo o en desacuerdo con las normas, es otra cosa.

¿Y usted está de acuerdo con las normas?
—(Risas) Bueno, como soy funcionario público tengo que estar de acuerdo. Cuando no esté de acuerdo tendré que renunciar.

Ahí entra en una contradicción evidente.
—¡Pero qué importa lo que piense Portocarrero! Eso no le importa a nadie. Acá lo que importa es lo que piensa la institución.

La institución que usted representa.
—Soy el vocero, el que la representa es el jefe nacional.

El vocero sí representa también a la institución, ¿o me va a decir que no?
-En alguna medida sí. (Risas)… Bueno, respeto su opinión.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.