Además:

Miércoles 13 de marzo del 2013 | 06:54

Ante la poca fiscalización de la Municipalidad de Lima, cientos de comerciantes ocupan importantes avenidas como Abancay, Tacna y Emancipación, así como los jirones Andahuaylas y Ayacucho.

(USI)
(USI)

Poco a poco, el caos de décadas pasadas pareciera retornar al Centro de Lima. La presencia de ambulantes informales ha aumentado notablemente en importantes avenidas y jirones –como Abancay y Andahuaylas–, así como en las inmediaciones de la Plaza San Martín, lo cual dificulta el tránsito peatonal y vehicular. Pese a ello, la presencia de agentes del Serenazgo de la comuna capitalina ha disminuido en estas zonas.

Perú21 recorrió el centro de la ciudad y comprobó que el comercio informal se ha enquistado masivamente en Mesa Redonda, el Mercado Central y el Barrio Chino.

En estos lugares se observa a cientos de vendedores, quienes –junto a los estibadores, cuya labor tampoco es controlada por Lima– complican seriamente el tránsito de los clientes.

Sin embargo, la avenida Abancay es un caso preocupante, pues los ambulantes han invadido todo su trayecto, desde el Parque Universitario hasta el Puente Huánuco, que ha sido convertido en un mercadillo.

La situación en las cuadras 10, 11 y 12 del jirón Andahuaylas es caótica. Decenas de vendedores se han adueñado de las pistas y –con total normalidad– colocan ahí sus mercaderías: alimentos, prendas de vestir y artículos de belleza.

Una situación similar se observa en el jirón Ayacucho, en las inmediaciones del centro de reclusión San Jorge. Los informales han invadido los lados laterales de la pista, obstruyendo así la circulación vehicular.

En los alrededores de la Plaza San Martín se repite lo mismo. Incluso, el jirón de la Unión luce invadido por el comercio ilegal en horas de la noche.

DESCONTROL
Según la Gerencia de Fiscalización, existen cerca de 1,500 ambulantes informales solo en el Cercado de Lima.

A pesar de ello, lo sorprendente es que la comuna metropolitana ha relajado la labor de fiscalización del comercio informal.

Perú21 comprobó que en las referidas zonas se ha reducido el número de agentes del Serenazgo. Además, según indicaron los comerciantes formales, también la Gerencia de Fiscalización ha dejado de efectuar acciones de control.

“La municipalidad hace tiempo dejó de fiscalizar. Muchos informales usan chalecos verdes falsos (con logotipos del municipio) para aparentar ser formales. Así se burlan de las autoridades, mientras nosotros –los formales– nos vemos perjudicados”, denunció la vendedora Nancy Sánchez, quien trabaja en la cuadra 11 del jirón Andahuaylas.

Según explicaron fuentes municipales, el aumento de ambulantes se debe a los problemas que afronta la Gerencia de Seguridad Ciudadana.

El gerente de Fiscalización de Lima, Álvaro Anicama, admitió que los ambulantes han aumentado. Ante ello, aseguró que en los próximos días se aplicará un plan para erradicarlos. “Vamos a trabajar en esta nueva estrategia”, dijo.

DATOS

- Otra zona donde se concentran los ambulantes informales es la cuadra 5 de la avenida Tacna. Ahí se puede encontrar desde comida hasta artículos deportivos.

- Las calles del Centro de Lima también lucen con una gran cantidad de basura, principalmente en horas de la noche. Esto ocurre, por ejemplo, en las avenidas Abancay y Tacna, así como en los jirones Torrico, Camaná y Huancavelica.

- Los vecinos del Jr. Andahuaylas indicaron que le han pedido en varias ocasiones a la comuna poner orden, pero no han sido escuchados.

  • Peru21.pe no se responsabiliza por los comentarios publicados, que son autoría de los usuarios que los firman.
  • Los usuarios asumirán toda responsabilidad frente a terceros por cualquier daño o perjuicio que el contenido de sus comentarios pueda causar, incluyendo responsabilidades de tipo civil, administrativo y/o penal, o infracciones a derechos de autor o de marca, o cualquiera sea su naturaleza.
  • Peru21.pe se reserva el derecho a eliminar los comentarios que se consideren fuera de lugar y/o que puedan atentar contra las políticas internas de la empresa, sin necesidad de comunicación previa al usuario.