28.ABR Martes, 2015
20° Lima
Última actualización 01:59 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Voto de confianza

Compartir:

Candace Conti denunció que fue ultrajada en congregación durante su niñez. Es la indemnización más alta que logra una sola víctima de abusos sexuales religiosos en EEUU.

Alentó a las víctimas de abusos a no guardar silencio. (Internet)
Alentó a las víctimas de abusos a no guardar silencio. (Internet)

Un jurado de California dictaminó que los Testigos de Jehová indemnicen con US$28 millones a una mujer que denunció haber sido violada durante su niñez por un miembro del grupo religioso.

La víctima, identificada como Candace Conti (26), acusó a Jonathan Kendrick de haber abusado de ella en repetidas ocasiones entre 1995 y 1996, cuado tenía entre 9 y 10 años de edad y ambos eran miembros de la congregación de los Testigos de Jehová de North Fremont, California.

Kendrick ha sido condenado a pagar el 60% de la indemnización, aunque la mujer dijo que no espera recibir ningún dinero de su parte. El resto será asumido por Watchtower Bible and Tract Society de Nueva York, la organización que supervisa a los Testigos de Jehová en EEUU.

Según el abogado de la víctima, Rick Simons, “esta es la mayor cuantía económica obtenida por una sola víctima de abusos sexuales religiosos en todo Estados Unidos”.

Conti, quien decidió hacer público su caso para alentar a las víctimas de violación a no optar por el silencio, denunció también que en esa época los maestros del grupo religioso instruían a los miembros mayores a mantener en secreto este tipo de acusaciones.

“Nada me puede devolver mi infancia”, dijo la mujer a un diario estadounidense. “Aunque si esta decisión provoca un cambio en la política de la congregación, pues habrá sucedido algo bueno”, agregó.

Kendrick, de 58 años, nunca fue condenado por abusar de Conti, pero fue declarado culpable en 2004 de actos lascivos con un niño de 14 años, y está registrado como delincuente sexual en el estado de California.

Por su parte, el abogado de la congregación, Jim McCabe, manifestó que el grupo religioso deplora el abuso infantil y que este representa “una plaga para la humanidad”.