03.SEP Jueves, 2015
22° Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Niño terrible

Compartir:

Hacer ejercicios abdominales no es tan sencillo que digamos. Requiere conocimiento y esfuerzo. A continuación, conozca los errores más frecuentes y algunos consejos prácticos.

Los abdomen tonifican los músculos, pero no quemas los ‘rollitos’. (USI)
Los abdomen tonifican los músculos, pero no quemas los ‘rollitos’. (USI)
  • Compartir

Es un error común creer que los rollos desaparecen gracias a los ejercicios abdominales. Lo que ocurre, realmente, es que los ejercicios enfocados en el abdomen solo tonifican esos músculos. Es decir, si uno tiene ‘pancita’ y se ejercita, lo más probable es que los músculos se fortalezcan debajo de la capa de grasa. Por eso, muchas personas se decepcionan. “¡Me esforcé y no logré tener un abdomen plano!” es la queja frecuente. Según Elizabeth Vilca, entrenadora personal de Bodytech, la mejor forma de quemar esos rollitos es mediante una dieta adecuada y con ejercicios que trabajen los grandes grupos musculares.

RUTINAS PRECISAS
Hecha esta aclaración, podemos explicar la forma correcta de trabajar los abdominales, a sabiendas de que el objetivo principal es reforzar los músculos, no bajar la panza. “Una forma práctica y sencilla para ejercitar los abdominales consiste en recostarse sobre una colchoneta, dirigir el mentón hacia arriba, mirar hacia el techo, inhalar profundamente, subir el tronco, subir las piernas, exhalar lentamente y formar un ángulo de 45 grados entre el tronco y las piernas. Hay que contraer los abdominales por dos segundos para luego bajar el tronco y las piernas. Ojo, estas deben mantenerse a cinco centímetros del piso”, señala Vilca. Si es principiante, haga tres series de 15 repeticiones cada una.

La especialista menciona otros tres errores frecuentes: pegar el cuello al pecho, realizar muy rápido cada flexión y respirar de manera inadecuada. Asimismo, recomienda trabajar la zona lumbar mediante ejercicios de hiperextensión lumbar, que consiste en colocarse boca abajo y elevar el tronco, siempre recto, hacia atrás. “Es como hacer abdominales a la inversa. Este ejercicio ayuda a fortalecer la zona de la espalda”, sostiene Vilca.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.