23.MAY Sábado, 2015
22° Lima
Última actualización 09:48 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Otro muerto en Islay

Compartir:

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, informó que el fallecido Pedro Antonio Marín, alias ‘Tirofijo’, poseía propiedades en los departamentos de Santander y Cundinamarca, valorizadas en 5,2 millones de dólares.

‘Manuel Marulanda’ estuvo al frente de las FARC hasta el 2008. (Internet)
‘Manuel Marulanda’ estuvo al frente de las FARC hasta el 2008. (Internet)

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó que el fallecido Pedro Antonio Marín, alias ‘Tirofijo’, fundador y líder histórico de las FARC, *poseía 57 finca*s, al denunciar la apropiación ilegal de tierras que practica este grupo subversivo.

Las propiedades de ‘Manuel Marulanda’ están valoradas en 1.500 millones de pesos (5,2 millones de dólares) y repartidas entre los departamentos de Santander (noreste) y Cundinamarca (centro), cuya capital es Bogotá, explicó Santos en un acto público en la ciudad de Valledupar (noreste).

Nacido en una familia de pequeños agricultores, ‘Tirofijo’ fue uno de los fundadores de las FARC en 1964 y la lideró hasta su muerte por causas naturales en mayo de 2008.

Santos, que ya había alertado del despojo de tierras por parte de las FARC, también mencionó un informe del Frente Yarí de la guerrilla que dice poseer 76 propiedades rurales que suman casi 90.000 hectáreas.

Toda esta información, aclaró el mandatario, se obtuvo en varios correos descubiertos en computadoras decomisadas tras las muertes de los relevos de ‘Tirofijo’ al frente de las FARC: el ‘Mono Jojoy’, fallecido en setiembre de 2010, y ‘Alfonso Cano’, en noviembre de 2011.

El presidente, que impulsa una ambiciosa ley de restitución de tierras a los campesinos, también mencionó datos de otros correos interceptados a un jefe del Ejército de Liberación Nacional (ELN) que advierten de la necesidad de legalizar urgentemente sus propiedades.

Según estimaciones oficiales, en los últimos 15 años fueron robadas entre 1,2 y 5,5 millones de hectáreas en Colombia, en su mayoría por grupos armados de ultraderecha y también por las guerrillas izquierdistas y narcotraficantes.

La nueva ley para la restitución de tierras entró en vigor el 1 de enero y pretende devolver sus terrenos a las alrededor de 400.000 familias que se calcula fueron desplazadas por la fuerza en Colombia desde 1991.